Descubra los 21 lugares indispensables para visitar en París

Descubra los 21 mejores lugares para visitar en París. Admire la magia de Galeries Lafayette, la Torre Eiffel, el Museo del Louvre, la Catedral de Notre Dame...

París: Embárquese en un viaje para descubrir los 21 mejores lugares para visitar en la ciudad de la luz

Bienvenido a la maravillosa ciudad de París, donde la historia, la cultura y el romance se entrelazan para crear una experiencia auténtica e inolvidable. Tanto si se detiene unos días en su viaje por Europa como si quiere pasar unas vacaciones más largas, París le cautivará.

En este artículo le mostraremos los 21 lugares indispensables que ver en París, desde los principales monumentos hasta los lugares menos conocidos que ofrecen una perspectiva única de la ciudad.

¿Cuáles son las principales atracciones turísticas de París?

Símbolo del romanticismo y la sofisticación, la capital de Francia rebosa de tesoros intemporales y encanto cultural. Quédese maravillado ante la majestuosa silueta de la Torre Eiffel, sumérjase en el arte del Museo del Louvre y admire la grandeza gótica de la catedral de Notre Dame.

Pasee por los famosos Campos Elíseos, donde el Arco de Triunfo se alza como testimonio de la victoria. Desde el remanso de arte de Montmartre hasta los tranquilos cruceros por el Sena, o un espectáculo en el Moulin Rouge, ninguno de ellos puede faltar en su lista de lugares que visitar en París.

La Torre Tower – La principal atracción turística de París

Monumento ineludible en cualquier visita a París, la Torre Eiffel es una obra maestra arquitectónica que se puede ver desde cualquier parte. A medida que nos acercamos, la imponente creación de hierro se alza imponente como símbolo de la riqueza histórica y del progreso de Francia.

Conocida localmente como «La Dame de Fer» (la Dama de Hierro), esta imponente estructura fue diseñada por Gustave Eiffel en 1889. Fue construida para demostrar la maestría de la arquitectura francesa y en aquella época fue el edificio más grande del mundo.

Si no teme a las alturas, aventúrese a subir a lo más alto para ver París desplegarse a sus pies. El panorama de azoteas, monumentos y el serpenteante río Sena ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad. También puede ver la Torre Eiffel desde la azotea de Galeries Lafayette – un día perfecto para ver la atracción turística más famosa desde otro ángulo.

Si sube a la Torre Eiffel al atardecer, podrá admirar una excelente visión panorámica de París. El encanto de las centelleantes luces de la ciudad forma un marco inolvidable.

Para los amantes del arte y de la cultura, la Torre Eiffel le invita a contemplar París en todo su esplendor. La parte más alta de la Torre Eiffel también suele ser un escenario para las peticiones matrimoniales – ¿existe algún otro lugar más romántico para ello?

Opera Garnier – una valiosa experiencia cultural

Opera Garnier confirma el compromiso de París de preservar su herencia cultural.

También conocido como el Palacio Garnier, atrae a los amantes de las artes, la arquitectura y la historia. Este impresionante edificio, ornado con elaborados detalles, representa la arquitectura del siglo XIX.

Si le gusta la música clásica o el ballet, la Ópera Garnier le ofrece una experiencia muy enriquecedora. Los espectáculos, junto con la majestuosidad del edificio, lo transportarán a una época pasada.

Este edificio también narra una parte de la historia de París. La gran escalinata, ornada con lámparas de araña y esculturas, sumerge a los visitantes en el esplendor del pasado. Tendrá la sensación de formar parte de la vida artística y social del siglo XIX.

¿Por qué no hace una parada para tomar una copa de champán antes de cenar en uno de los restaurantes de Galeries Lafayette? Situados a solo unos minutos, es una idea perfecta para empezar su velada en la ópera.

Galeries Lafayette Paris Haussmann – terapia de compras combinada con cultura

Uno de los mejores lugares que visitar de París si es fan del shopping es Galeries Lafayette. Un símbolo de la elegancia parisina que cuenta con marcas de lujo y boutiques de grandes diseñadores, que atraen a los amantes de la moda de todo el mundo.

Esta magnífica obra arquitectónica, con su icónica cúpula diseñada por Haussman y su estilo Art Nouveau ofrece una experiencia de compra única. La cúpula es uno de los elementos arquitectónicos más populares de París, donde podrá hacerse una magnífica foto de recuerdo de su viaje a París.

Colóquese bajo la cúpula y admire la luz que atraviesa la vidriera. Fue desmontado durante la Segunda Guerra Mundial por cuestiones de seguridad y reconstruido casi de forma idéntica. Más información sobre la historia de Galeries Lafayette Paris Haussmann en las visitas guiadas del patrimonio.

Aparte de la terapia de compras, en Galeries Lafayette Paris Haussmann podrá encontrar una  gran variedad de cocina internacional en su espacio Le Gourmet. Allí degustará cocina tradicional francesa, comida asiática o platos típicos mediterráneos. Para disfrutar de vistas panorámicas de París, diríjase a la terraza de la azotea. Allí encontrará un café al aire libre que está abierto en los meses más cálidos del año.

Una visita a Galeries Lafayette Paris Haussmann no es solo una salida para hacer compras; es la oportunidad para sumergirse en el estilo de vida parisino. Podrá hacer shopping, vestirse como los franceses y disfrutar de un tratamiento de bienestar renovador. Una oportunidad para mimarse con los tratamientos de belleza y los servicios de un personal shopper que le aconsejará sobre los productos para el cuidado de la piel o los cosméticos que más le convengan.

Galeries Lafayette ofrece numerosas experiencias como exposiciones de arte, desfiles de moda y visitas guiadas del patrimonio. Si se va a quedar varios días en París puede tomar clases de elaboración de macarrones y otras piezas de repostería francesa y aprender a cocinar como un chef francés.

Consejos prácticos  📝

Para sacar más partido a su visita a Galeries Lafayette Paris Haussmann, planifique bien su visita. Encontrará los horarios de apertura, planos y toda la información necesaria sobre las tiendas de departamentos más famosas de París aquí

El Museo del Louvre – para admirar algunas de las obras de arte más famosas del mundo

Vista del Louvre, París

El Museo del Louvre acoge miles de obras de arte y es un viaje a través del tiempo y la evolución del arte. Desde la enigmática sonrisa de la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, hasta la majestuosa Victoria de Samotracia, cada obra de maestra cuenta una historia.

El Louvre cuenta con una gran historia que remonta a sus orígenes de fortaleza medieval del siglo XII. Transformada en palacio real en el siglo XVI, evolucionó con el tiempo para ser en la actualidad el museo más importante del mundo.

Con una extraordinaria colección que abarca desde las civilizaciones antiguas hasta el Renacimiento y épocas posteriores, el Louvre es un lugar para reflexionar sobre el tiempo pasado. También ofrece la oportunidad de pasear por el magnífico Jardín de las Tullerías, un paraíso de paz en el centro de la ciudad.

El Louvre es un lugar ineludible en el que será recibido por las llamativas pirámides de cristal del patio. Este contraste de diseño contemporáneo con el trasfondo histórico del museo es una oportunidad única para hacerse una bella fotografía.

Consejos prácticos  📝

Reserve sus boletos con antelación

Para una mejor experiencia se recomienda que reserve sus boletos con antelación. Numerosas agencias ofrecen la posibilidad de «saltarse la cola» y algunas incluso ofrecen descuentos en las reservas por Internet.

Catedral de Notre Dame – un gran testimonio de la arquitectura gótica francesa

La Catedral de Notre Dame ha sido durante mucho tiempo una referencia en la Île de la Cité de París. Construida entre 1163 y 1245, esta impresionante catedral gótica es una de las más antiguas del mundo.

Notre Dame fue el escenario de varios acontecimientos históricos, como la beatificación de Juana de Arco y la coronación de Napoleón Bonaparte y apareció en en varias novelas y películas protagonizadas por el emblemático Jorobado de Notre Dame, que vivía en el campanario.

En abril de 2019, un trágico incendio causó numerosos daños en su tejado y aguja.

Actualmente, artesanos y arquitectos especializados siguen trabajando para devolver a Notre Dame su antiguo esplendor. En el momento de escribir estas líneas, los visitantes siguen sin poder entrar en la catedral, y se espera que las obras finalicen en 2024.

No obstante, los visitantes de Notre Dame pueden asistir a los trabajos de restauración, símbolo de la resiliencia y dedicación para preservar el patrimonio cultural. La visión de los artesanos trabajando demuestra el espíritu perdurable de Notre Dame y su inminente vuelta a su esplendor de antaño. También puede contemplar este asombroso edificio desde la terraza de las Galerías Lafayette, junto con otros monumentos parisinos importantes.

Montmartre y el Sacré-Coeur – el barrio bohemio

Una visita a Montmartre y al Sacré-Coeur es un viaje a través de la historia tanto artística como espiritual.

Montmartre, refugio histórico de artistas como Picasso y Van Gogh, desprende un encanto único. Sus callejuelas y su ambiente bohemio inspiraron a artistas de la talla de Toulouse-Lautrec. En la animada Place du Tertre, repleta de artistas que exponen sus obras, podrá sentarse en un típico café parisino y disfrutar del ambiente.

En lo alto de Montmartre, la basílica del Sacré-Coeur es un lugar espiritual y arquitectónico que no se puede perder. La basílica, consagrada en 1919, posee una arquitectura romano-bizantina. Le impresionará la opulencia de este edificio religioso decorado con elaborados mosaicos y que cuenta con una impresionante cúpula, visible desde la azotea de las Galeries Lafayette.

Los más deportistas podrán subir a pie los 197 tramos de escalera que conducen al Sacré-Coeur, pero también puede tomar el teleférico. Su elevada posición ofrece vistas panorámicas de París, por lo que se sentirá cautivado por la sensación de serenidad.

Las impresionantes vistas merecen la pena, ya que podrá ver París a sus pies y la Torre Eiffel a lo lejos.

Museo de Orsay – una exploración de la evolución del arte

Situado a orillas del río Sena, el Museo de Orsay de París es una delicia cultural situada en una antigua estación de ferrocarril. Este edificio, con arquitectura de estilo Beaux-Arts, expone una amplia colección de obras impresionistas y posimpresionistas.

Si es amante del arte, podría pasarse un día entero recorriendo las galerías de Orsay. Con obras maestras de Monet, Van Gogh y Degas, es el lugar ideal para contemplar famosas colecciones. Los vivos colores de los artistas impresionistas y contemporáneos se combinan con las colecciones más sutiles, ofreciendo estilos diferentes.

Para apreciar plenamente la historia y lo que cuentan las pinturas y esculturas, la visita guiada le permitirá conocer con más detalle las obras de arte.

El elemento principal del Museo de Orsay es el reloj gigante que orna la fachada del museo, un espectáculo visual que le transportará a una época en la que el edificio era una estación de tren. Para vivir una experiencia única, puede cenar en el restaurante Café Campana, situado justo detrás de la esfera del reloj.

Consejos prácticos  📝

Ventajas de las visitas guiadas

Las visitas guiadas le permitirán aprovechar al máximo su viaje a París. Los expertos locales compartirán sus conocimientos con usted, evitándole buscar información en las guías. Tampoco tendrá que hacer búsquedas, por lo que ahorrará tiempo en su visita a París.

Los Campos Elíseos y el Arco de Triunfo – un viaje a través del tiempo y la elegancia

Al pasear por los Campos Elíseos, desde la Plaza de la Concordia hacia el Arco de Triunfo, podrá ver cómo convergen historia y modernidad.

Creados en el siglo XVII como una extensión del Jardín de las Tullerías, los Campos Elíseos se han convertido en un símbolo del lujo y el glamour parisinos. La avenida cuenta con numerosos teatros, cafés y boutiques que reflejan el sofisticado espíritu de la ciudad.

En la parte alta de la avenida le espera el Arco de Triunfo, que mandó construir Napoleón en conmemoración de su triunfo en Austerlitz. Este colosal monumento, situado en el centro de la plaza Charles de Gaulle, rinde homenaje a los que lucharon y murieron por Francia. Puede subir a lo alto del Arco para disfrutar de una vista impresionante que capta el corazón de París en todo su esplendor.

Consejos prácticos  📝

Puesta de sol en los Campos Elíseos

Para una espléndida foto de recuerdo, visite los Campos Elíseos al atardecer. En algunas épocas del año, la puesta de sol puede verse perfectamente a través del Arco de Triunfo. También puede aprovechar para hacer una parada en las Galerías Lafayette de los Campos Elíseos y vivir una increíble experiencia de shopping.

El Sena – un romántico paseo en barco

Un crucero por el Sena es una de las mejores formas de admirar la belleza intemporal de París. En pareja, con amigos o en familia, el serpenteante viaje le llevará por los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Mientras el barco navega bajo los históricos puentes de la ciudad junto a la Catedral de Notre Dame, bordeando muelles con mucho encanto, la rica historia de la ciudad cobra vida. Para una experiencia romántica, tome un crucero nocturno y contemple el juego de luces sobre el agua.

Un crucero por el Sena no es solo una escapada de relax al abrigo de la ajetreada ciudad, sino también una experiencia educativa. Guías expertos narran las historias de cada monumento, ofreciendo una mejor comprensión de la historia de París.

Un crucero por el Sena le ofrece una experiencia inolvidable: pasará al lado del Louvre, del Museo de Orsay o de la famosa silueta de Montmartre. Tras haber visto París desde el agua, puede dirigirse a las Galeries Lafayette Beaugrenelle, que se encuentran a solo unos minutos del Sena.

Saint-Germain-des-Prés – un barrio histórico y chic

Visitar Saint-Germain-des-Prés es un viaje al corazón del patrimonio intelectual y artístico. Conocido como lugar de encuentro de intelectuales, escritores y artistas desde el siglo XX, Saint-Germain-des-Prés encarna un ambiente sofisticado.

Sus calles adoquinadas rebosan de cafés, librerías y galerías de arte. Pasee por el casco histórico y descubra los legendarios clubes de jazz, que conservan el espíritu bohemio artístico que define a Saint-Germain-des-Prés.

Los amantes del arte pueden explorar las coloridas galerías que exponen una combinación de arte tradicional y contemporáneo. La Iglesia de Saint-Germain-des-Prés, una de las iglesias más antiguas de París, es un símbolo de la valiosa historia de la zona.

El Moulin Rouge – el espíritu de la noche parisina

Moulin Rouge sobre el Glasswalk

Una velada en el Moulin Rouge promete una noche extravagante de cabaré, cancán y entretenimiento. Fundado en 1889, este local es famoso en todo el mundo por su molino de viento rojo y su extravagante ambiente.

La verdadera experiencia del Moulin Rouge reside en su mundialmente famoso espectáculo de cabaré. Su revista «Féerie» combina música, baile y lujosos trajes. Su elenco de bailarines, acróbatas y cantantes de gran talento, «Féerie» le transportará a una época llena de glamour y encanto.

El espectáculo combina a la perfección varios números, incluido el famoso baile del cancán, en una narración que celebra el animado ambiente de la vida nocturna parisina. Desde suntuosos trajes hasta asombrosas proezas aéreas, la «Féerie» del Moulin Rouge es una espectáculo que cautiva e hipnotiza. Disfrute de una velada inolvidable impregnada de la rica historia cultural de París en el Moulin Rouge y viva una experiencia imprescindible.

Lugares insólitos para visitar en París

Si quiere escapar de las rutas turísticas y visitar algunos lugares únicos de París, aquí les dejamos algunas ideas. Puede acceder a ellos fácilmente y disfrutará de una visión distinta distinta del ambiente parisino y de sus extraordinarios lugares de interés.

El Musée des Arts Forains – un mundo de carnaval y artes de feria

Escondido en el barrio de Bercy, este museo privado le va a encantar. El Musée des Arts Forains exhibe una colección única de carruseles antiguos, atracciones y juegos de época.

Además de los niños, los adultos disfrutarán de este viaje en el tiempo, a una época en la que todo avanzaba a un ritmo mucho más lento.

El museo ofrece un divertido paréntesis de las visitas turísticas tradicionales. Las exposiciones interactivas y la oportunidad de probar estas antiguas atracciones lo convierten en un estupendo y original complemento de su itinerario parisino.

Catacumbas de París – un espeluznante viaje a las entrañas de la ciudad

Bajo las concurridas calles de París se esconde un mundo subterráneo sin igual: las Catacumbas de París. Este osario alberga los restos óseos de millones de personas que se trasladaron desde cementerios abarrotados a finales del siglo XVIII para evitar la propagación de enfermedades.

Este lugar poco convencional, ofrece una perspectiva histórica única y un solemne recordatorio del complejo pasado de la ciudad. Los turistas pueden explorar los inquietantes túneles repletos de huesos cuidadosamente dispuestos. Antaño, los huesos solo se colocaban en hileras; en la actualidad, forman elaborados pilares, lo que les confiere un extraño aspecto artístico. Las Catacumbas de París son, sin duda, una atracción extraña que invita a la reflexión.

Aparte del aspecto macabro, las Catacumbas ofrecen otra cara de la cultura francesa, adentrándose en un oscuro mundo del patrimonio parisino.

Museo de la Caza y la Naturaleza (Musée de la Chasse et de la Nature) – una intrigante combinación de arte e historia natural

Situado en el barrio del Marais, el Museo de la Caza y la Naturaleza presenta una ecléctica colección de artefactos relacionados con la caza, taxidermia y arte contemporáneo.

Las galerías temáticas, adornadas con exposiciones extravagantes y sugerentes, son un paréntesis intelectual y visualmente estimulante de los lugares turísticos convencionales. Las paredes están recubiertas de plumas de ave, los animales disecados parecen reales y las esculturas y tapices representan el reino animal.

Si busca una experiencia cultural alternativa, este museo le ofrece una visión poco convencional a través de la cual explorará la compleja relación de la humanidad con el mundo natural.

Cementerio de Père-Lachaise – mezcla de historia, arte y reflexión

Los cementerios no suelen ser destinos turísticos tradicionales, pero el de Père-Lachaise es una cautivadora excepción. Como lugar de descanso eterno de figuras como Jim Morrison, Oscar Wilde y Edith Piaf, ofrece un viaje sereno, aunque conmovedor, a través de la historia.

Explorar los caminos empedrados y las elaboradas lápidas es una experiencia contemplativa que permite comprender la vida de aquellos que dieron forma al arte, la literatura y la música.

Si desea ver algo original en su viaje a París, el cementerio de Père-Lachaise le ofrece un destino de inquietante belleza.

La Pagode – una pedazo de Japón en París

La Pagode es un inesperado edificio arquitectónico que transporta al visitante al exótico Lejano Oriente. Antigua residencia privada con un jardín de té de inspiración japonesa, fue transformado en cine a principios del siglo XX.

Visitar La Pagode es un retiro de la ciudad para apreciar la sencillez de la estética y el cine japoneses. La histórica arquitectura de estilo pagoda, el jardín zen y la oportunidad de ver películas independientes lo convierten en un destino poco convencional y culturalmente rico. Una experiencia parisina única.

Aventurarse más allá de París

¿Por qué no visitar las afueras de París y descansar de la viva energía de la ciudad?

Desde palacios reales hasta pintorescos pueblos, las afueras de París son una cautivadora extensión de la riqueza cultural del interior. Puede hacer varias escapadas cortas en tren desde una de las principales estaciones de París.

Podrá visitar Versalles y contemplar la opulencia de su palacio, pasear por los coloridos jardines de Giverny que inspiraron a Monet, o explorar el castillo real de Fontainebleau, repleto de historia.

Vaux-le-Vicomte le permitirá ser testigo de la grandeza anterior a Versalles, mientras que en Auvers-sur-Oise podrá admirar el legado artístico de Van Gogh.

Hemos incluido estos lugares en nuestra lista de cosas que hacer en París, ya que son imprescindibles si quiere conocer otra cara de la capital de Francia.

Palacio de Versalles – el sabor de la opulencia

Una excursión de un día desde París al Palacio de Versalles es como un viaje al corazón de la historia de Francia. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue sede de la monarquía absoluta y es un testimonio de la grandeza y el esplendor arquitectónico de su época.

Los visitantes pueden ser testigos de la opulencia del Patio Real, incluido la famosa Galería de los Espejos donde se firmó el Tratado de Versalles, que marcó el final de la Primera Guerra Mundial. Los Palacios de Trianón ofrecen una visión de cómo era la vida en el palacio mientras pasea por los Aposentos del Rey y la Reina, que exhiben una fastuosa decoración y obras de arte de incalculable valor que le dejarán boquiabierto

La opulencia se extiende a los vastos jardines, ornados con fuentes, esculturas y el Petit Trianon. Si lo visita en verano, podrá asistir a un espectáculo musical de fuentes que añadirá una dimensión sensorial a su experiencia.

Visitar el Palacio de Versalles es un viaje a la época de la monarquía francesa y de los logros artísticos. Una excursión imprescindible si desea conocer a fondo el patrimonio cultural francés.

Giverny – un pueblo pintoresco

Hogar de Claude Monet, Giverny es una escapada tranquila y una mirada al entorno artístico que inspiró al famoso pintor impresionista.

En el corazón de Giverny se encuentran la casa y los jardines de Monet, un santuario de creatividad donde el artista vivió durante más de cuatro décadas. El estanque de nenúfares, el puente japonés y el jardín de flores permite a los visitantes adentrarse en las escenas que inspiraron a algunas de las mejores obras de Monet.

La Casa de Monet, decorada con su colección personal de grabados japoneses, refleja su gusto ecléctico. Las habitaciones, de vivos colores, ofrecen una visión de la vida cotidiana del artista.

Giverny también alberga el Museo de los Impresionismos. El museo expone obras de Monet y sus contemporáneos, ofreciendo una comprensión más amplia de la innovación artística que floreció en este bonito pueblo.

Visitar Giverny es viajar a la esencia de la inspiración artística de Monet y a la belleza que impulsó el movimiento impresionista. Desde los bellos jardines hasta la visión de la vida de Monet, Giverny es un destino que cautiva a los amantes del arte y de la naturaleza.

Castillo de Fontainebleau – antigua residencia real 

Su visita a París no será completa sin una visita a un castillo tradicional francés. Tómese su tiempo para visitar el castillo de Fontainebleau y adentrarse en la historia y la cultura francesas.

Una excursión de un día desde París a Fontainebleau promete una escapada enriquecedora. El Castillo de Fontainebleau, antigua residencia real, es un reflejo perdurable de siglos de vida regia. Explore los Aposentos del Rey, profusamente decorados, donde monarcas y emperadores franceses como Luis VII o Napoleón dejaron su huella. Las influencias renacentistas y clásicas en la arquitectura y el diseño interior crean un fascinante viaje a través del tiempo.

Descubra los diferentes edificios, como el Patio Oval, el patio principal, la imponente Puerta del Baptisterio y los aposentos de Enrique IV, el intento del rey de construir una nueva entrada al castillo.

El castillo está rodeado de 130 hectáreas de jardines que ofrecen un tranquilo retiro a los visitantes. Los terrenos de Fontainebleau también incluyen el Petit Parc y el Grand Parc, donde los amantes del aire libre pueden disfrutar de la belleza de los jardines, meticulosamente cuidados. También podrá ver el estanque, donde viven carpas desde la época de Enrique IV.

Los dos jardines principales, el Jardín de Diana y el Jardín Inglés, siguen el modelo de jardín inglés tradicional. El Jardín de Diana debe su nombre a la cazadora Diana, que se alza sobre una magnífica fuente. El Jardín Inglés abarca senderos ocultos, árboles sombríos y el manantial «Belle-Eau» del que toma su nombre el castillo.

Vaux-le-Vicomte – una mirada al pasado aristocrático de Francia

Este castillo del siglo XVII, precursor de la grandeza de Versalles, refleja la elegancia clásica francesa. Ornado con una combinación de jardines, esculturas y juegos de agua, Vaux-le-Vicomte pone de relieve la brillantez colectiva del arquitecto Louis Le Vau, el famoso arquitecto, pintor y decorador Charles Le Brun y el experto en paisajismo André Le Nôtre.

El interior del castillo revela salas cuidadosamente conservadas que invitan a los visitantes a recorrer los Aposentos del Rey y ser testigos del exquisito arte que definió la época. El Gran Salón exhibe suntuosos tapices y detalles dorados y rinde homenaje a Nicolas Fouquet, el visionario de Vaux-le-Vicomte.

Los amplios jardines formales franceses fueron creados con un diseño simétrico y detallado. Los visitantes pueden pasear por los jardines ornados con fuentes, estatuas y terrazas que ofrecen una experiencia relajante.

Auvers-sur-Oise – un tributo a Van Gogh

Pintado por Vincent van Gogh en algunas de sus últimas obras, este pueblo rezuma encanto artístico. Situado a orillas del pintoresco río Oise, Auvers-sur-Oise fue la última residencia del pintor holandés durante los últimos meses de su vida.

Allí podrá visitar el Auberge Ravoux, donde Van Gogh vivió y trabajó, y apreciar el proceso creativo del artista.

Explore los paisajes que inspiraron las últimas obras maestras de Van Gogh mientras pasea por el pueblo. Desde la encantadora iglesia representada en «Iglesia de Auvers» hasta los tranquilos campos y casas de campo. La Casa de Van Gogh, un museo dedicado a su estancia en Auvers-sur-Oise, exhibe objetos y obras de arte que reflejan el profundo impacto que tenía el entorno en su pintura.

Conclusión

París tiene muchos lugares para visitar: desde la Torre Eiffel hasta la Catedral de Notre Dame, pasando por atracciones turísticas más insólitas como las Catacumbas. Las lujosas tiendas de luxury shopping Galeries Lafayette Haussmann y la Wellness Galerie también le mantendrán ocupado.

Si quiere aventurarse más allá del centro de la ciudad, destinos como Versalles, Giverny o Fontainebleau le permitirán escapar de la vida urbana durante un día.

Cada lugar tiene su propio encanto, y cada estación ofrece una visión diferente de esta extraordinaria ciudad. Si visita París en primavera verá los parques en flor. Si lo hace en verano podrá pasear al aire libre. El otoño es interesante porque hay una menor afluencia de turistas, y el invierno por los mercadillos navideños. Tanto si decide explorar la ciudad siguiendo nuestras ideas o reservar un viaje organizado, París le ofrece una experiencia que nunca olvidará,

Encuéntranos
en las grandes tiendas
Compra desde tu casa

Descubre también